viernes, 31 de diciembre de 2010

Cosas que fueron a parar a mi mochila por motivos de fuerza mayor

El otro día estaba ordenando algunas cosas en mi pieza y encontré ésta mochila que deje de usar hace poco tiempo atrás por que se había llenado de cosas y ya no me servia para trasladar absolutamente nada, he aquí un recuento de lo que encontré en su interior y por qué ha permanecido ahí.

Spoiler: No la vas a enroscar
1) Pororó para microondas: 
     En cierta oportunidad estaba chateando con una chica que me gustaba mucho, era mi día libre después de los seis días que pasaba encerrado escuchando puteadas en un call center, así que no quería permanecer encerrado todo el día en casa, después de decir muchas cosas sin sentido le dije que si ella no tenia nada que hacer al igual que yo podría ir a su casa y llevar alguna película, me respondió algo así como “SIIIIII!!!!!!” así que fui a alquilar una película y pase por el súper a comprar pororó para microondas, la idea era pasar un lindo momento y eventualmente “horizontalizarnos” cuando llegué a su casa le mostré la película que alquilé y me dijo que ya la había visto, que la estaban pasando por cable (no tenia idea, me pasaba 24 hs metido en la maldita oficina) entonces me ofrecí a alquilar otra pero me dijo “no te preocupes, enseguida llega Jorge y podemos ir al cine en su auto” “Quien es Jorge?” –pregunté- “un amigo que invité cuando me dijiste que venias”. A veces las mujeres no entienden o entienden demasiado bien y te dejan en jaque antes de que puedas mover una sola pieza. Media hora más tarde estábamos en la sala de cine, francamente no sé por que cuando llegó Jorge no inventé una excusa para regresarme a casa, los únicas palabras que pronuncié a partir de ese momento fueron: “hola” cuando me presentó a Jorge “tomá” cuando me pidieron que vaya a comprar una gaseosa y se la pase y “chau” cuando me dejaron en casa. Me hubiese gustado decir algo más cuando descubrí que en medio de la película se comenzaron a besar y de vez en cuando me escuchaba alguna que otra chupada de lengua o tenia que correrme un poco al costado (de lo más agradable que te puede pasar), pero no dije nada. Y es así como terminaron los tres paquetes de Pororó en mi mochila. 

     Cuando una persona de sexo opuesto te invite a alguna actividad a vos y SOLO a vos, decile de antemano que no tenés ningún interés y le vas a ahorrar una tarde o un día de mierda y una frustración, y si ya tenés a alguien con quien SI querés estar a solas no aceptes la invitación de esa tercera persona. MUCHAS GRACIAS

En venta, contactarme al mail
2) Perfume Lacoste “Touch of pink”:  
    Cuando iba a la facultad comencé a hablar muy seguido con una compañera, un día nos dimos un beso luego de una larga charla y nunca más habíamos tocado el tema ni habíamos tenido la oportunidad de estar sólos, se acercaba la fecha de su cumpleaños y decidí que seria un buen momento para hacerle algún regalo especial y pedirle que saliera conmigo, así que recordé que en nuestra primera conversación ella había mencionado las cosas que la ponían de buen humor, entre esas cosas el perfume de Lacoste, entonces fui y le compre el frasco mas grande, la verdad no recuerdo cuánto me había costado pero recuerdo que lo había comprado con mi tarjeta de crédito (por cierto actualmente estoy banneado de ese banco) y no era nada barato. Le agregue una nota que decía “Por que me gusta verte feliz” más tarde fui a su cumpleaños, cuando me vio hizo una mueca de horror y salió afuera (yo aún no había entrado) me tomó fuerte del brazo y caminamos como media cuadra, me dijo “yo le conté lo que paso a mi esposo y si sabe que sos vos te va a matar” comencé a reír esperando que terminara la broma pero su cara mantenía esa expresión de Bruce Lee. Nunca me dijiste que estabas casada –Le dije- Bueno, pero eso no importa ahora, andate y hablamos el lunes –respondió. Ese lunes espere que se acerque a hablar pero eso nunca pasó, de hecho nunca más hablamos.

     Creo que se te olvido mencionar un PEQUEÑO detalle, supongo cuando estas casado no te olvidas de mencionarlo por lo menos UNA vez en conversaciones de más de 5 horas y mucho menos cuando besas a la persona con la que hablás.

El remake de la biblia l..l
3) El libro del Mormón: 

     Si pensas que ésta historia también tiene que ver con una mujer vas por buen camino. En cierta ocasión conocí a una mujer siete años mayor que yo, a pesar de ser mayor se veía increíblemente atractiva, era una de esas mujeres que no la miras como a una presa sobre la cual abalanzarte sino como la futura madre de tus hijos (o sea abalanzarte eventualmente). De primera nos caímos muy bien y no tardó demasiado en darme su número de teléfono, la invite a cenar y me dijo que no podría pero que si podía merendar, así que fuimos a merendar y no escatimé en gastos (siempre hago la misma boludez). Las cosas estaban saliendo muy bien, se tocaba el pelo, se sonrojaba, me miraba de costado, me dejaba tomarle las manos, todas las señales estaban dadas, así que me animé y cuando trate de besarla me atajó y me dijo “no puedo hacer eso, no por que no quiera, sino por que vos sos…”

     ¿FEO? ¿RIDICULO? ¿GORDO? ¿TU HERMANO? –pensaba yo mientras esperaba que continúe pero no lo hizo, miró su reloj y me dijo “venís conmigo a un lugar? Ahí vas a entender mejor” la verdad dudé mucho si ir o no, pero me ganó la curiosidad así que fuí. Llegamos a una construcción grande que se parecía más a una embajada que a un templo, cuando estábamos en la puerta me dijo “vos sos católico, es por eso que no puedo estar contigo, me acompañas hasta adentro?” todos mis instintos me gritaban “Salí de acá pelotudo!” creo que mi riñón también me gritaba ante el temor de que me dopasen y me lo extirparan para traficarlo, pero esa vocecita que todos los hombres escuchamos y viene de nuestra segunda cabeza fue más fuerte, y decía algo así como “estaría bueno enroscarla en un templo”.
:D

     Entramos, había un salón con mucha gente, ella me tomó de la mano y me llevo hastá el asiento de enfrente, me pidió que me sentara y luego se alejo de mi, pronto descubrí que toda la fila delantera estaba llena de gente que, como yo, no sabían que carajos estaban haciendo ahí, rato después todo el mundo cantaba una música cuya letra era proyectada en la pared, después llegó algo así como un sacerdote pero más menonita y dijo muchas cosas que no logré entender muy bien, habló mucho de José Smith y su versión remasterizada de la Biblia (yo pensaba que José Smith era el que se había levantado a Pocahontas) cuando terminó dijo “levanten la mano aquellos hijos recién llegados que quieren conocer al señor” me preguntaba si por Señor se refería a José Smith o a algún otro, pero yo no estaba ahí para conocer a ningún señor sino para saber por que esta chica no podía darme un beso, cuando estaba pensando en eso siento que alguien me levanta la mano, era ella, con una sonrisa enorme, el impecablemente peinado vestido y rasurado (pero con olor a queso) pastor se acercó a mi y me hizo varias preguntas, cuando me pongo nervioso tiendo a decir que si a todo, me dio un libro y me hizo repetir con el una oración, luego todos me aplaudieron, al salir me pidieron mi nombre, numero, dirección, grupo sanguíneo, tres fotos de mi abuela, dos facturas de la ESSAP y una breve reseña de la película “My girl” obviamente les di todos los datos falsos, salvo por la reseña, esa película me hizo llorar mucho.
Jose Smith y los primeros Mormones

     Bueno acepto que esta vez la culpa fue mía, pero igual, si un tipo se acerca evidentemente con intenciones de algo más que leerte el versículo Pocahontas 3 2, 1-7: “…Y su rostro contemplo la gloria de sus senos vírgenes y dijo: HAGASE LA JAPA RUSA” no trates de pasarlo a tu religión, secta o grupito freak, probablemente él ya esta bien en donde está así que limítate a decir “no puedo dejar que me enrosques” y andate a la mierda. O mejor aún deja que te enrosque y después pedile disculpas a Pepe Smith.

4) Preservativos: 
Creo que ya no hace falta explicar nada.
Ya no hay caso













Manda un e-mail a jmaldonadovega@gmail.com con algun momento potamadre de tu vida y si me haces sentir mejor conmigo mismo por no ser tan loser como vos te llevas la mochila de regalo con las cosas que mencione antes, tampoco se acostumbren a estas cosas, es solo por fin de año.

lunes, 25 de octubre de 2010

Soy Japasexual


Cuando tenés un blog de vez en cuando soles fijarte en las estadísticas de las visitas realizadas al mismo, en lo personal no soy de tomarme las cosas tan a pecho así que si reviso las estadísticas de visitas cada dos o tres minutos lo hago más bien por diversión…

Cuando no pude postear por unas semanas pensé que recibiría cadenas de mails rogando por un nuevo post, pensé que habrían fans muy preocupados/AS por mi estado de salud y tal vez uno que otro se estaría diciendo “el es tan cool que no tuvo tiempo de escribir por que es re cool” pero nada de eso pasó, máximo un comentario en el Messenger:

Anto dice:
Che y el blog?
Joe Busted dice:
Ahí anda, esta semana no pude postear, lo lees?
Anto dice:
No

Normalmente no soy de tener los humos subidos pero resulta ser que en las estadísticas te tiran números imposibles, cosas como 1783 vistas en una semana, y cuando te fijás en las zonas en las que se lee tu blog, sí o sí se lee en Estados unidos, España, Méjico, Argentina, Arabia Saudita, Vieja y Barbuda, Guyana Francesa y Pastora alemana.

Habitante de Vieja y Barbuda
Y claro, a uno le gusta creer que eso es verdad, es como cuando le tenés que decir a alguien que su hijo recién nacido es lindo, cuando la verdad es que ningún bebé recién nacido es lindo… salvo que sea el hijo de tu hermana o el tuyo propio. (Donato SÍ que es lindo, Becky) o pasa lo mismo cuando una chica que es fea y sabe que es fea se pasa diciendo que es fea para que vos le digas que no es así. Estos casos son muy incómodos por que solo hay dos salidas: la primera es un largo silencio lidiando con el hecho de que ella está pensando “a la mierda en serio soy fea” y luego se vaya a la casa a sentirse mal, mientras vos te quedas sintiendo una basura. Y la segunda, es que de entre todos los tipos presentes vos seas el único boludo al que no le dio el corazón para que esa chica se siga dando con un mazo a si misma y le resaltaste de una manera amable sus virtudes, hasta acá esta todo bien, pero durante los aproximadamente treinta días siguientes vas a tener que ser mejor que Neo esquivando las balas para cortar con el asunto.

Habiendo compartido con ustedes algún que otro rencor en un intento fallido por explicarles por que no posteé nada en estas semanas, pasemos al post.

Evidentemente la primera pista para descubrir la japasexualidad es tener la posibilidad de enroscarla, haberse dado cuenta de la posibilidad y haberla estropeado por un motivo que nada tiene que ver con enroscarla.

Ejemplo (hecho ficticio):

Sole: Juan, ¿por qué no dejas eso y venís a mi pieza un rato?
Juan: (jugando Prince of Persia II para PS3): ¡Sí, voy enseguida Sole!
S: bueno, pero no tardes, no quiero estar solita
J: no tardo (mientras piensa en dos cosas a la vez: “¡BIEN AHI! LA VOY A ENROSCAR” y “QUÉ DIFÍCIL ES ESTE NIVEL”)

Luego se da cuenta que le tomó 2 horas con 15 minutos terminar el nivel antes de ir a la pieza de Sole, en este tiempo Sole ya se vino catorce veces. Ocho veces de la manera tradicional, dos veces con los dedos gordos del pie, tres con una percha y una última con un muñeco Ken. Y cansada de esperar se fue a la mierda...

Ahora sabes por qué se rie
Juan no solo perdió su oportunidad, sino que se va a terminar ajusticiando por mano propia esa misma noche.

Juan es japasexual.

El japasexual elimina inconscientemente sus propias posibilidades de fiestita para terminar imaginando como pudo haber sido todo si no se las arruinaba.

Mi camino de salida de la caverna platoniana en la cual yo pensaba que era un winner total y un completo casanova comenzó una noche en un pub local llamado Camastro.

Antes, les comento que yo trabajo en una productora de televisión y, quienes conocen el ambiente, saben que no hay horarios y la mayoría de las veces no descansas nunca. Esa noche me había quedado (como tantas otras) a dormir en la oficina por que debía terminar un editado para antes de las 8 de la mañana del día siguiente.

Habiendo terminado mis deberes no tenía nada de sueño y como me encontraba a media cuadra de uno de los lugares más concurridos de la noche asuncena, decidí ir a tomarme unas cervezas en uno de los pubs, cuyo nombre ya mencioné. Esa noche tocaba una banda que hacia covers de grupos de rock, el lugar era de lo más agradable y lo que era más importante: estaba lleno de pichiruchas (no creas que me olvido de vos Tiger).

Había mucha gente, casi al tope de la capacidad del lugar, por lo que tuve que sentarme en una mesa con diez personas: nueve tipos y una chica (este dato es importante para la historia, memorizálo).

Estaban todos tomando cerveza y sin ningún drama me dejaron sentar en el único lugar vacío. Luego se me acerca el mozo y, como yo era mayor que todos los que estaban sentados ahí decidí que tenía que verme un poco más sofisticado. Siempre tuve ese complejo gracias a la televisión, el de pensar que el tipo que llega solo a un bar, pide una bebida fuerte y no habla con nadie, es el más interesante y el que consigue más mujeres porque cuando dice una palabra todos lo miran con atención y respeto mientras sus palabras resuenan por todo el lugar perdiéndose con el humo de su cigarro (ahí lo tienen a Clint Eastwood, Wolverine, etc.).

En fin, no tenia idea de que pedirle al mozo, no sabia si pedir un whiskey por que no quería dar una impresión de viejo amargo tampoco, así que en un intento muy, pero muy pelotudo por sonar con clase le dije “traeme algo que tenga alcohol pero que no sea cerveza, no sé, sorprendéme”…
Sí, ya sé, ya sé cuan idiota sonó eso, pero a veces uno dice esa clase de cosas sin darse cuenta hasta recién después de haberlas dicho, bueno, esa noche me daría cuenta de muchas cosas recién después de haberlas hecho.

Minutos más tarde y cuando la banda terminaba de tocar un tema llega el mozo a la mesa y me trae una copa de martini (pero tres veces más grande) llena de un líquido rosado con una cereza incrustada en el borde. Alguien tardó menos de un nanosegundo en decir “eso lo que tenés que tomar cuando te vas a jugar fútbol” y comenzaron a reír. Yo reía con ellos y trataba de que de alguna manera piensen que el trago no era mío. No resultó, me lo bebí de un golpe. Como tenía que hacer algo para recuperar mi status, pedí una ronda de cervezas para todos.

Cuando dije una frase bien a lo tanguero “Muchachos esta cerveza es para ustedes” automáticamente me gané la simpatía de todos los presentes y ya me incluían en las conversaciones, como soy un campeón diciendo estupideces pronto todos comenzamos a reír, y cuando terminamos la primera ronda pude ver que la chica le decía algo al oído al tipo que estaba a mi lado e intercambiaron lugares, ahí nomas pensé “Ya está, esto va a terminar bien” entonces levante gloriosamente la mano y pedí otra ronda.

Luego de unas dos o tres rondas más (invitadas por mí) coreábamos a AC/DC, a Pearl Jam, a Pink Floyd y a Miranda, todos juntos como hermanos, mientras movíamos las cabezas emulando el movimiento de la ropa dentro de una lavadora.

La noche iba bien hasta que la chica que estaba a mi lado comenzó a hablarme, era muy linda, de lo más enroscable, decía cosas inteligentes y mostraba interés en mí. Hasta ahí perfecto, el carnaval ya se escuchaba cerca pero, tal vez afectado por la cerveza, mi objetivo principal (enroscar) se perdió o se confundió de alguna manera con mi objetivo primogénito de la noche (encajar).

A ver, les explico: cuando llegué al bar necesitaba ser aceptado por los presentes para adquirir cierto status, poder alzarme como macho alfa y así obtener la compañía de una minita. Perfecto, todo eso lo había hecho, y estaba hablando con una miniiiiita, pero por alguna razón noté que los demás caballeros en la mesa se comenzaron a incomodar con el hecho de que su amiga demostrase un interés tan abiertamente hacia mí, entonces decidí hacer algo al respecto y pedí una ronda más, no quería que los chicos se desanimaran al haber sido derrotados por un extraño mayor que ellos, así que comencé a prestarle cada vez menos atención a ella y más a ellos. Yo sí que la tengo clara, ¿eh?

Pasadas unas horas sentí el efecto noqueador del alcohol. Es cuando llegas a ese punto en el que alguien habla de algo y vos TENÉS que decir algo al respecto, por más que no sepas nada sobre eso, hablás sobre todo, y hablás mucho, la gente comienza a lanzarte miradas y silencios incómodos que notarías perfectamente estando sobrio, pero en ese estado pensás que son miradas de asombro y silencios atónitos ante tu sabiduría, encima de todo para tus adentros decís: “¡qué boludos están creyendo todo lo que les digo!”.

Recuerdo que alguien había mencionado algo sobre jugar PlayStation, y ahí yo recordé que en la oficina tenía una PlayStation. Así que comencé a insistir a todos que vayamos a la oficina a jugar, que podían, incluso, quedarse a dormir ahí. A esa altura de la noche la mina que antes hablaba conmigo estaba jugando batalla naval de lenguas con el mozo.

Como se negaban con rotunda insistencia llamé a un amigo y compañero de trabajo: Guille, que también se había quedado en la oficina, para que venga a convencerles a los muchachos, el me dijo: “No, yo acabo de fumarme un Sándwich* y no estoy como para ir. Che, cuando vengas traéme una coca”

Fui a comprar la coca y solo había Coca Light. Como no era para mí la compre igual y regrese a la mesa, ya todos se estaban levantando y estaban por irse. Todos muy callados y como asustados. Me comencé a burlar de ellos por irse temprano y otras cosas, les volví a insistir que por favor se quedaran a jugar Play, los acompañé al auto. Cuando volví al pub ya no me dejaron entrar así que fui de vuelta a la oficina.

Señal que "Cabalgamos"
Cuando llegue le conté a guille todo lo que había pasado y me resumió: “Man, llegaste, te sentaste en una mesa llena de tipos, pediste un trago rosado, una mina te estaba persiguiendo, no le diste bola, compraste más de diez rondas para los tipos, les invitaste a “jugar play” en tu oficina y a quedarse a dormir y, para colmo compraste una CocaLight...”

Ahí me dí cuenta de todo. Automáticamente me puse sobrio y entendí que, en vez de ser el mozo quien le estaba practicando una endoscopia lingüística a la mina, tenía que haber sido yo y, en lugar de eso, terminé quedando como un violador de pibes. D:

Luego de reírse media hora Guille atina a decir “Yo estoy re loco pero vos… vos sos pelotudo”

Joe es Japasexual.**




*Tronchón
**Seguí burlándote y tu hijo te va a salir así.

Gracias Giul por las correcciones

lunes, 30 de agosto de 2010

Mi Fiat 125

Antes que nada quiero agradecer a la gente que leyó los post anteriores y no me demandaron por hacerles perder tiempo, también a los que inclusive tuvieron el altruismo de comentar de manera positiva y enviarme mails, es grato ver como mi desgracia los divierte, a mi también me divierte luego de unos años de terapia y alguna que otra pastillita azul.

Al igual que la mayoría de los de mi especie, llegó una edad en la que era crucial tener, o por lo menos saber manejar, un auto. Yo no tenia ni lo uno ni lo otro.

Tio Giul dice:
hay chicas en esta ciudad
hay que tener auto
depto
y a ponerla

Joe Busted dice:
Si, la parte más fácil...

Tenia dos experiencias en mi haber con respecto al manejo y ninguna de las dos eran muy agradables.

La primera: tenia trece años y era un día en que mi abuelo bebió de más, como era el “Pater familias” nadie se atrevía a discutirle cuando quería algo, y ese día se le ocurrió que quería hacerme manejar, tenia que mover el auto, doblar la esquina y volverlo a traer donde estaba esperándome. Mi viejo, que ya estaba con un rosario en cada mano y una vela en la otra (lo hice apropósito, si explico cada chiste ya no va a ser simpático), le pidió a un amigo suyo que estaba ahí presente que me acompañase en el asiento del copiloto, el tipo (a quien se le decía morocho) me mostró como arrancar y me explico brevemente como echar a andar el vehiculo, unos minutos después llegué a la esquina, ahí comencé a verla negra, no desacelere e hice una curva muy cerrada, Morocho trató de estabilizar el auto agarrando el volante pero fue muy tarde, fui directo a un montículo de tierra (no se que joracas hacia ahí) y las ruedas de la izquierda pasaron por la cima del montículo, dejando al auto en dos ruedas, al mas puro estilo serie de acción de los 80 y avanzamos así como 15 metros antes de que el auto caiga en sus cuatro ruedas otra vez, mucha gente no me lo cree, pueden preguntarle a mi viejo, mi abuelo paso a estar sobrio en ese mismo instante y a morocho ahora le dicen “Blanquito” por que fue así como se bajo del auto. 

La segunda: Mi viejo estaba enyesado en la pierna y no podía sacar del garage su peugeot 505 entonces yo me ofrecí a hacerlo… toda la fachada de mi casa, incluyendo el portón, la pared, el cesto de basura y el buzón de la vecina quedaron reducidos a escombros… no perdamos tiempo en detalles.

Mi abuelo se había comprado un Fiat 125 modelo 73 mucho antes de que yo hubiera nacido, en ese auto me llevaron al doctor incontables veces, (la mayoría por accidentes pelotudos ocasionados por mi mismo) me llevaron al primer día de clases en preescolar (todavía recuerdo que yo iba dormido en el asiento trasero sin saber cuantos años de horror escolar me esperaban por delante). En fin ese auto estuvo en la familia antes que yo y estaba presente en todo lo que tenia que ver con nosotros, con el tiempo se fue desgastando y cada vez había que llevarlo al mecánico mas seguido.

Cuando mi abuelo falleció me dejo el auto en herencia, pero nunca hizo realmente un testamento por lo cual el auto no tenia papeles, no se usó por tanto tiempo que ya estaba hecho bolsa y arrancarlo era mas difícil que patear un penal usando un bebé panda dormido como pelota, si les cuento todas las veces que me lo tuvieron que reparar sin que lo haya usado siquiera o cuantas veces cambie de mecánico voy a desviarme tanto del tema central que después ya no voy a saber como volver (muy similar a lo que pasa cuando te vas por acceso sur).

Luego de gastar más dinero del que valía el auto por fin se movía, así que un buen día decidí subirme y manejar. Manejar puede llegar a ser una experiencia muy gratificante dependiendo del estado de animo en el que uno lo hace, ese día en particular yo estaba feliz, sintiendo el viento en mi rostro, imaginando a cuantas minas invitaría a salir, imaginando los comentarios de las personas que me veían pasar en un modelo clásico, sonriendo al oficial que me señalaba con una linterna, esquivándome de atropellar a dos policías que salían para tratar de detenerme, siendo sacado del auto a la fuerza, entrando a una celda de detención, diciendo que no tenia registro ni habilitación, tratando de hacer un soborno con diez mil guaraníes, firmando la boleta y una citación fiscal.

Fue el mejor día de mi vida…

El asunto era éste: Tenía cinco días para presentarme a pagar la multa, o mejor dicho las multas, por no tener licencia ni registro, andar con luz apagada en carretera, no utilizar cinturón de seguridad, tratar de evitar detención, manejar descalzo y bebiendo milk shake (no estoy seguro si la multa era tan especifica), falta de extintor, falta de sabana mortuoria (que alguien por favor me explique que es eso), manejar sin autorización del propietario, manejar cantando “Dancing Queen” con los ojos cerrados y con el equipo de sonido muy alto... Menos mal que omitieron el intento de soborno.

Pero ahí no terminaba el asunto, tras haber abonado todo eso (me rompieron tan grande el ojete que prácticamente me dividieron verticalmente en dos mitades iguales), tenia una cita con el fiscal, para asistir a dicha cita tenia que ir acompañado de un abogado, acá me tranquilicé un poco por que tenia un ex compañero de trabajo que era abogado, y de los buenos, era de esos tipos que te dicen hola de la forma mas amable posible pero igual así te intimidan. Y si había alguien que me iba a sacar de esa era él. Así que le llame, le comente mi problema y me dijo que me tranquilizara, que eso era pan comido para él.

Hagamos un paréntesis en la historia para contarles sobre mi suegro en ese entonces, resulta ser que estaba yo de novio, y el padre de mi novia era abogado, pero la verdad yo tenia mis dudas al respecto, desde que conocí a mi novia solo he visto a su padre vendiendo empanadas en la esquina de su casa o emborrachándose luego de jugar fútbol, o romper botellas en la calle (estando borracho o no) y alguna que otra vez me pareció verlo vestido de mujer escondiéndose en la casa. Cuando su hija le dijo que yo era su novio me dió una charla de mas o menos media hora sobre el porqué es importante conocer el precio del arroz y que la vida no era color de rosa, sino más bien color tomate (ojala estuviese inventando ésto, pero juro que es verdad)

Llegado el día de ir a la fiscalia, me desperté bien temprano, me puse un traje y llame a mi abogado (vamos a llamarlo Guille) (por que se llama Guillermo)

Joe: Hermano como andamos? Ya estoy listo yo eh!
Guille: Todo bien hermano, ¿listo para que?
Joe: Jaja hoy tenemos que ir a hablar con la fiscala, ¿ya estas en camino?
Guille: Hermano… este... hoy me va a ser imposible, ¿puede ser otro día?
Joe: No, tiene que ser hoy o me dan la sentencia sin dejarme defender
Guille: que pena hermano, de seguro vas a estar bien
Joe: no, Guille… Guille?... ¿Guilleeee?

Tardé mucho en aceptar que la única opción que me quedaba era mi suegro, pero no me quedó otra, así que lo llamé, media hora mas tarde estaba en mi casa con un saco gris, una camisa amarilla, un pantalón y una corbata negra, y en la mano llevaba un maletín viejo. No sabia si ponerme a llorar o meterme un tiro. Nos subimos a su auto y me dijo que cuando estemos con la fiscala yo no hable, que le deje hablar a el y yo diga que si a todo. Le pedí que pare en una farmacia para comprar vaselina, ésta vez quería estar preparado.

Luego de esperar más de 5 horas, subir y bajar pisos, traer y llevar papeles, y formar filas que al final no eran las correctas terminamos en la oficina de la fiscala, mi suegro comenzó su defensa de esta manera:

“Señora fiscala, yo le ruego que tenga usted piedad de este pobre joven, que en su desesperación al ver a su madre tendida enferma fue corriendo al vehiculo a conseguir medicamentos, este joven victima de la inexperiencia y enceguecido por su dolor no se dió cuenta que estaba cometiendo actos delictivos” Yo la verdad ya no quería estar ahí, comencé a buscar alguna cámara escondida, aquello era una joda, no podía creer semejante historia que estaba inventando y el acentito lastimero que ponía, quería interrumpir y decir “bueno basta, mandame preso, poneme a compartir la celda con un grone de dos metros así aprendo mi lección”

En eso la fiscal le interrumpe y le pregunta si no lo conocía de algún lado, entonces él hace un gesto de chupar limón como queriendo recordar y le dice “¡Si! Vos eras de San Pedro!, vos eras mi vecina! ¡¿Te acordás que yo salía con tu hermana?!” y cosas así, se abrazaron y comenzaron a hablar, yo trataba de sonreír lo mas inocentemente posible, entonces “mi abogado” le dice “Él es el novio de mi hija” y la fiscal responde “mira que bien che!” mi cabeza daba vueltas, y yo que seguía sin encontrar la cámara oculta.

Me dejaron quedarme con el auto y sólo tuve que pagar la mitad de la sentencia en donaciones, tuve que comprar 500 championes para una casa de niños huérfanos, yo tengo solo dos championes para mi uso personal y la mitad de ellos están en condiciones lamentables. Pero hay 500 chicos calzando Nike a costa del bolsillo mío y de mis padres.

También tuve que hacer trabajo comunitario, otro día les cuento las técnicas para cambiar pañales de adultos en el geriátrico…

Mi novia me dejó por que su padre, mi abogado, le dijo que era yo muy irresponsable e inmaduro.

Para mi que Dios me miró al nacer
y dijo "vos no"
No se bien que ha de significar
Pero esta claro que Yo no.

sábado, 21 de agosto de 2010

Gran pota (Parte 02)

Por: Joe Busted

3 – Alicia en el país de las tijerillas

Me encontraba cursando el segundo año de licenciatura en artes visuales, y como toda persona que está en segundo año de cualquier carrera en cualquier facultad estábamos pendientes de las chicas de primer año; la verdad aquello era un tanto lamentable, habían veces que deseaba haber elegido una carrera como economía o algo así en donde no te encuentres con minas que no tenes que andar teniendo miedo que te sacrifiquen en algún ritual satánico.

Había corrido el rumor de que entre esa horda de seres oscuros había una mina que hacia que todo se ponga en cámara lenta y suene "there she goes" (Click derecho, abrir en nueva pestaña) mientras su pelo ondulaba con el viento al mas puro estilo publicidad de acondicionadores, se llamaba Ali. Normalmente cambiaria los nombres por respeto, pero vos jodéte, además los nombres son importantes, no es lo mismo cuando le decimos Pablo a alguien que se llama Sinforiano (a pesar de que le haríamos un favor) yo por ejemplo tenia una bisabuela que se llamaba Zoila y era la menor, es simpático por que cuando decía "soy la menor" la gente pensaba que se menospreciaba.

Si nadie hubiera hecho ningún comentario con respecto a Ali probablemente nada hubiese pasado pero la naturaleza del hombre es esa, una vez que alguien se fija en una persona, animal o cosa automáticamente hay como mínimo cinco amigos tuyos que van a tratar de conseguirla primero, y así aumenta exponencialmente el valor, esos cinco amigos le comentan a sus cinco amigos cada uno y la cadena se agranda, podemos concluir en que el valor de las cosas no se determina por el objeto en sí, sino por cuanta gente la quiere.



Joe Busted dice:
askdlakdkals
siempre quise hacer eso

Hugho dice:
jjajajjajjaa!!
t falta soltarte mas
lkdjfñlkjsdafklakf
hay gente q solo hace asdfasdf

Joe Busted dice:
Aasñdlkfsfalkdjghlkfjadñlfgsñdagk


Hugho dice:
lkajdsklfafkl
t das cuenta de algo?
vos siempre comenzas con as y después todo el dslfjlkasdf
yo casi siempre comienzo con klñskdfj alk

Joe Busted dice:
Asdlfkjdñflkdfjñdlfkj

Hugho dice:
Jkljñdsfa

Joe Busted dice:
asdfñldkfjñdlfkjdñfç
mira vos
cierto

Hugho dice:
o sea, pulsa primero mi mano derecha
y vos con la izquierda
lkñajsdfkjalsfd
significara algo?

Joe Busted dice:
no

Hugho dice:
es bueno saberlo

Joe Busted dice:


Hugho dice:
Che, viste esta chica Ali?

Joe Busted dice:
Quien?

Hugho dice:
Ali de primer año, esta mas fuerte que patada de rambo en los huevos

Joe Busted dice:
Cepillate tres veces al día Hugo


A partir de ese momento tenia una idea fija: Conocer a Ali y darle rosca. (Por cierto fue muy innecesario hacerles leer toda esa conversación)
Al día siguiente la vi durante el receso, un compañero me comentaba que tuvo la suerte de pasarle algo que se le había caído, y que cuando ella se lo agradeció pudo ver de cerca la perfección de sus labios y el brillo de sus ojos que le hicieron dar cuenta que esa mujer era para él, en ese momento yo ya me dirigía caminando en dirección a ella, cuando estaba a punto de decir hola se acerca un Johnny Depp a hablarle y se abrazan muy efusivamente, di media vuelta y volví con el compañero a quien tuve que consolar, estaba llorando y decía cosas como que su vida ya no valía nada y boludeces así.

Pero no todo estaba perdido, mas tarde ese mismo día estaba yo esperando bus sentado en la vereda haciendo unos dibujos en mi bloc, cuando veo unos pies que se colocan al lado de los míos, levanto la vista y veo que se trataba de Ali, estaba parada ahí sonriendo y mirándome, tenia unas líneas de colores brillantes con efecto blur por detrás, como un anime (o era eso o me había pegado mal el olor a óleo de la clase de pintura)

Ali: Que bien dibujas!

Joe: Gracias, sentate (en el peladooooo)

Ali: Me llamo Ali y vos?

Joe: ¡¿Quién era ese tipo con el que hablabas y por que lo abrazas así?! (llorando)

Debo reconocer que fui muy impulsivo, sin embargo las cosas se fueron poniendo bastante bien, tomamos el mismo bus y hablamos de muchas cosas, sinceramente no las recuerdo por que en lo único que estaba pensado era en la cara de los tipos de la facultad si me veían ahí con ella, manga de losers.

Al segundo día hablamos de nuevo.
Al tercer día me trajo un regalito (algo hecho a mano, nunca entendí si era un llavero o un pisa papel)
Al cuarto día le lleve un regalo yo (algo hecho a mano, comprado del super por 5000 Gs. Un sacacorchos)
Al quinto día fuimos a tomar un helado y caminamos, comenzó a llover y nos refugiamos en el toldo de una despensa cerrada, tenia frío y nos abrazamos por primera vez.
Al sexto día me mate a japas.
Al séptimo descansé.
Al octavo día me invito a su casa.

Fue una experiencia bastante particular la verdad, Ali viva con su padre, su sobrino de trece años y su abuela que sufría de alzheimer, ah! Y casi me olvido tenia 5 perros y un gato obeso (nunca vi algo parecido en toda mi vida, era como un almohadón de telo con vida)
Cocinamos el almuerzo juntos, luego la merienda, luego la cena, trate mucho de hablar con el papá pero no había caso, el señor parecía estar anonadado todo el tiempo, creo que ahora sé por que.

Como no tuve éxito con el viejo comencé a tratar de ganarme al sobrino, el pibe tocaba la guitarra así que me agarre de eso, le pedí que me la preste y comencé a enseñarle acordes y cosas así, soy un capo ganándome a la familia, por ultimo estaba la abuela, que se pasaba el día entero reuniendo a los perros en formación militar, en serio era lo único que hacia todo el día, buscaba a los cinco perros y los reunía, cuando uno de ellos se le escapaba o si ella se distraía un segundo y le faltaba un perro, recorría toda la casa buscándolo hasta juntar a los cinco y comenzar de nuevo, y a todos los llamaba pichi (el nombre original ha sido cambiado por respeto a los perros) así que cada vez que se presentaba la oportunidad yo la ayudaba a juntar a los perros, y de paso demostraba lo buena gente que soy (pum para arriba)


Llego el momento de ir a casa y nos despedíamos en la entrada cuando me agarro ese impulso de preguntarle si quería salir conmigo (esa pregunta uno la hace 50% por que uno quiere y 50% por que sabés que ella esta esperando que lo hagas), ella dijo que si, y cuando nuestros labios se encontraban a dos milímetros de sellar el pacto (soy un Joaquín Sabina) aparece la abuela buscando a pichi, luego de un rato lo encuentra y nos quedamos solos de nuevo, risitas tontas de por medio ella recibió el mejor beso que le habían dado en toda su vida (es mi blog, déjenme ser)

Esa noche me mate a japas
Todo iba perfecto y cuando estábamos juntos la gente juraba escuchar esta música (Click derecho, abrir en nueva pestaña) íbamos a la facultad juntos, comíamos juntos, yo le enseñaba a dibujar, ella aceptaba ser vista conmigo en publico, todo iba viento en popa.

Joe Busted dice:
Estoy enamorado bol

Tio Giul - abandonó la conversación.

El quinto día de nuestro jovial noviazgo estábamos en su casa y como todo joven entusiasta, animoso y lleno de vida (y chele), decidí que era hora de unir nuestros cuerpos (en realidad no decidí nada, lo hice por calentura), hay que dar crédito a Ali, se veía muy bien en cueros, normalmente uno tira una frase por más estupida que suene en ese momento como para darle mas pasión a todo, creo que le dije algo como “sos increíble” y recibí de respuesta: “¿pichi?” la abuela había ingresado a la pieza buscando al bendito perro, cuando nos vió se puso... creo que lo explicaría mejor con este emoticón O: por unos segundos, después en una increíble demostración de flexibilidad y rapidez se quito las zapatillas y me las arrojo mientras gritaba toda clase de improperios en guaraní, Ali por otro lado se vestía tranquilamente, “vestite” me dijo, y mientras esquivaba los manotazos y algún que otro velador me puse los jeans y la remera, luego de unos segundos de persecución la abuela dijo “¿pichi?” nuevamente y se alejó, “no te preocupes se va a olvidar” me dijo Ali y volvimos a lo nuestro, esa misma escena se repitió como 5 veces hasta que nos rendimos y decidimos dejarlo para otro día.

Esa noche TUVE que matarme a japas.


Resulta ser que su cumpleaños era en esos días y fue acá donde todo se comenzó a ir a la pota (y no hablo de la comida) habíamos quedado en que yo la pasaría a buscar y la llevaría al lugar en donde sus amigos le prepararon una fiesta, llegado el día fui hasta su casa, estuve como media hora esperando que me abrieran, cuando por fin pasó fue su abuela quien abrió la puerta, le pregunte por Ali y me pidió que esperase, volví a esperar media hora y nuevamente salio la abuela, le pregunte por Ali y me pidió que esperase, entonces tome el celular y disqué su numero, apagado “que raro” pensé. En resumen estuve como dos horas viendo ir y venir a la abuela y tratando de dar con Ali, en eso suena mi celular y veo que es un número desconocido, escucho la voz de Ali diciéndome que ella ya estaba en la fiesta, que luego me explicaría, me dio una dirección de lo mas ambigua y me pidió que cuando llegase a ese lugar la llamase al celular para que me explique como llegar. Un tanto molesto segui las instrucciones, una hora mas tarde y temiendo por mi vida al encontrarme en medio de la nada llegue al lugar, disqué su numero… nada, disque el numero del cual me había llamado… nada, envié mensajes… nada.

Esa noche llore desnudo en el baño… y si, después me mate a japas.

El lunes siguiente en la facultad se acercó a hablarme con toda clase de excusas para lo que había pasado, y yo decidí creerle (no les cuento las excusas por que siento vergüenza de haberlas creído) después me dijo que quería hablarme de algo más, salimos a caminar y me contó en medio de llantos (estábamos pasando por una casa en donde habían como tres bebes llorando) que le habían diagnosticado un posible tumor en las mamas, ésta fue una de las pocas veces en mi vida que sentí preocupación, y también fue una de las pocas veces que se estaba hablando de pechos y yo no tenia ganas de una japa. Le dije que me tenia ahí para ayudarla, darle fuerzas, darle apoyo, darle masa (bueno eso ultimo no lo dije… pero lo pensé) ella sin embargo me dijo que no se sentía bien para tener una relación con ese problema y que lo mejor que podía hacer por ella era ser su amigo y esperarla a que supere todo esto.

Rompimos. Sniff…

(Un mes antes de eso le habian hecho fotos para una publicidad, asi que cada vez que viajaba en bus la veia en gigantografias por toda Asunción... una maravilla...)

Al día siguiente había salido más tarde de lo normal de la clase por que el profesor es un forro, iba caminando y me encontré con mi buen amigo Hugo, me acompaño a la parada de buses y estábamos hablando ahí de cosas muy interesantes (minas minas minas). Ya era de noche y a mi me pareció ver de reojo a una pareja besándose en la oscuridad, Hugo me dijo “esas son dos minas boludo” yo dije “no, es un tipo y una mina” en realidad la mina (que si o si era mina) estaba de espalda a nosotros y el otro ser que no podíamos definir estaba enfrentándonos pero le cubría la cara la mina que estaba de espaldas (no lo releas, hasta yo me confundí); así que como no había nada mas interesante que hacer nos quedamos mirando a ver si aquello en verdad era un beso lesbico stream hardcore.

Minutos después la mina que estaba de espaldas interrumpe el beso y extiende la mano haciéndole “la para” a un bus, ahí comprobamos que efectivamente eran dos minas besándose, yo estaba feliz pensando que tendría material para la japa de esa noche, pero en eso la mina que estaba de espaldas giró hacia nosotros… era Ali.

Lo que paso después fue muy visual pero voy a tratar de describirlo: nos quedamos mirando fijo uno al otro, no tengo idea de cual haya sido mi expresión pero la de ella era una clara expresión “lapotamadre!” su “amiga” la estiro del brazo y le dijo “vení que se va el bus” entonces Ali hizo algo que nunca me hubiese imaginado: levanto la mano derecha y luego su dedo pulgar en un típico “al pelo” de lo mas paraguayo que pueda verse, y esbozo una sonrisa mientras se subía al bus, ahí nomás disimuladamente metí la mano en el bolsillo agujereado de mi pantalón y me pinché con todas las fuerzas el huevo derecho, por poco me auto castro.

Ali dejó la facultad después de eso y yo deje las japas (NOOOOT)

Ali si llegas a leer esto te quería decir que felizmente yo hubiese aceptado ser parte de tu “problema”, ¡¿la palabra TRIO no te dice nada?!






¿Pichi?

martes, 17 de agosto de 2010

Gran Pota (Parte 01)

En el primer post no aclaré correctamente de que se trata todo esto, en primer lugar el juego de palabras, LA POTA MADRE nos trae a mente la tan famosa expresión que utilizamos en momentos “intensos” por así llamarlos de nuestra vida, POTA por otro lado es un nombre vulgar que reciben ciertas especies de moluscos marinos pertenecientes a la clase Cephalopoda, subclase Coleoidea, orden Decapododiformes (gracias wiki, me hacés sentir inteligente) con un aspecto semejante al del calamar con el que suele ser confundido, pota tambien es sinónimo de comida o ración de comida que contenga dicho molusco, y POTAR ingerir o tragar. MADRE se utiliza para enfatizar algo elevándolo al rango mayor de todas las cosas. Justamente en este blog narro las cosas más grandes que me tocaron “comerme” en esta vida, y a su vez me hicieron gritar a viva voz LA P#TAMADRE!!

Aquí van algunos ejemplos:

1- Marley y yo
Muchos conocerán, amarán y hasta le habrán dedicado lágrimas a ésta película, para quienes no la conocen debo advertirles que sean bastante cuidadosos cuando la vayan a ver, a primera vista parece ser una inofensiva película sobre un hombre y su perro labrador, ideal para verla en tu reproductor de DVD un domingo por la tarde, pero créanme, no lo es.


Yo estaba muy enamorado de una chica, era el amor de mi vida, era “the one” como dirían los yanquis, era una de esas chicas que tenes que inventar una estrategia militar para convencerla para salir a tomar algo, mínimo tenes que tener argumento A B C D E y F por las dudas, siempre podés inventar que tenes cáncer, pero eso ya es en casos extremos. Cuando por fin la convencí de que pasemos una tarde/noche juntos viendo películas (soy increíblemente original) a ella se le da por querer ver Marley y yo, que ya la había visto como diez mil veces, yo nunca la había visto, cuando mencionó el nombre me puse a googlear y me di cuenta que mínimo iba a tener que tomarme 5 red bulls, dos dark dogs, una butifarra, ka’i ladrillo (a gusto), medio kilo de alka seltzer y una pastilla de chiquitolina para mantenerme despierto, yo amo ver películas, pero las comedias románticas son un tópico aparte. En fin, nada de eso importaba demasiado, ya que estaríamos solos en mi casa viendo una película, que según me había contado, siempre la hacia llorar, lo cual era bueno por que estaría yo ahí para consolarla.
El plan era más o menos éste:

Película, llanto, consuelo, beso y rosca

No podía fallar, los planes de cinco pasos nunca fallan.
Llegado el día seguí todos los consejos de mi sabio mejor amigo Giul

Joe busted dice:
Me enamoré boludo

Tio Giul dice:
Bueno, en primer lugar estar enamorado es de hippies y debería bloquearte por decirme esa palabra, hagamos de cuenta que me dijiste que le querés insertar la moneda

Joe Busted dice:
Bueno, le quiero insertar la moneda

Tio Giul dice:
Invitale a ver una película, prepará el ambiente, pone buena música, y prepará pororó o para quedar mejor cocinale algo, pero no le des de comer mucho que después no entrega

Todo iba perfecto, cuando terminó la película se puso a llorar muchísimo y yo trataba de consolarla con alguna que otra estupidez practicada de antemano, algo comenzó a salirse de control y comencé a notar que fue poniéndose histérica, no dejó de llorar nunca, me contó que su perro lo tenia el ex novio, que se había quedado con él luego de que terminaron, así que lo llamó y se puso a hablar por teléfono y a llorar mientras hablaba con él. Para colmo me decía "traeme algo, me duele la cabeza", y yo boludo corriendo a buscar algo mientras ella hablaba con el ex, cuando decidí irme a la mierda fue cuando trate de abrazarla y me empujo, ahí dije “bueh Joe ya fue.”
La deje en mi casa y fui a tomarme 87 cervezas en el panchero de la esquina
Al día siguiente me escribió pidiendo disculpas y cosas así, a la semana volvió con el novio, hoy en día están felizmente casados.

Esa noche no la recuerdo muy bien desde el panchero en adelante, recuerdo haber despertado en el asiento trasero del auto de un amigo, hace poco me entere que en un gesto romántico el ex novio había ido a mi casa con el perro esa misma noche y se lo había devuelto a ella, victimas de una pasión incontenible pasaron la noche en mi cama.




El perro también se divirtió esa noche, recién ahora entiendo como mi perra, a quien cuidaba tan celosamente de los perros del barrio, terminó embarazada.
Tengo un presentimiento muy grande de que un día cualquiera su perro va a desaparecer de alguna manera misteriosa…
En cuanto a mí, por las dudas leo tres veces las sinopsis de las películas antes de invitar a alguien.

2 – Petereré


De los momentos Potamadre de mi vida este se encuentra en el top five. Estaba yo en la casa de mí entonces novia, estábamos en la sala y de repente, de la misma manera en que a un almacenero se le dá por contar chismes, nos entramos a calentar, siempre me pareció simpático como es el tema cuando tenes una novia, normalmente cuando es la primera vez que ves a una mujer existe todo un ritual de conquista que pasa por varios planos del complejo sistema que es el ser humano, o si es un levante de una noche es pura pasión de comienzo a fin, una gala de astucia, buen humor, sofisticación, etc, etc. sin embargo cuando tenés una novia podes estar hablando de cómo a tu compañero de trabajo le tuvieron que operar por tener una uña encarnada en el pie y al minuto siguiente te esta comiendo la boca como si fueses Neruda en persona, y es así, o muchas veces ella te habla sobre algo que en realidad no estas escuchando pero se vé que sea lo que sea es importante para ella, vos estas pensando “¿meto mano o no meto mano? Por fin estamos solos y ella que no deja de hablar” al final por mas preocupada o angustiada que se vea colás la mano de golpe y toda la conversación se va a la mierda, ella deja de estar preocupada y vos quedas como un romántico o un latin lover.

Volviendo al tema, estábamos mas calientes que brasero eléctrico y comenzamos con los jueguitos del “casi casi” en una de esas ella dice “basta, mamá está en casa, y se levanta del sillón, yo, que a esas alturas estaba como para un campeonato de jabalinas, salté del sillón, la tome del brazo, la gire bruscamente y le encaje un beso de esos de novela mejicana, ahí nomás la cosa ya fue incontenible, besos van, besos vienen ella se dejo llevar y mas rápido de lo que me pudiese dar cuenta estaba sosteniendo el joystick en sus manos y se veía muy decidida a hacer un combo, apretó el boton de start y eligió luchador después de cambiar el modo arcade por historia, configuro un nuevo personaje, insertó un cheat para cambiar el skin y lo puso en nivel medio… me fui a la mierda con la metáfora.

Estábamos ahí ella, yo y mi buen amigo mini me, pasándolo de lo mas bien, ella se arrodilló frente a mi y yo pensaba “sale un carpinterito!!” en eso abro los ojos y veo que por el pasillo se acerca la suegra, mi primera reacción fue tomar a mi novia, levantarla y simular que solo nos estábamos abrazando mientras aprovechaba para guardarme el reloj de sol que no dejaba de marcar las doce en punto, sin embargo ella me dice “¿que pasa?” y yo le digo “viene tu mamá” no entiendo muy bien por que su reacción fue apartarse de mi y sentarse en el sillón dejándome parado en medio de la sala con el mástil al descubierto, lo único que acerté a hacer antes de que su mama entrase por completo a la escena del crimen fue sentarme a su lado y agarrar el termo de terere y cubrirme con él la happy birthday, ya que hubiese tardado mas tiempo en guardarla y probablemente al entrar la vieja yo me estaría levantando la bragueta o algo así. Lo que sucedió a continuación no se lo deseo a nadie.


Se nota que justo ese día la mamá estaba muy charlatana ya que se puso a hablar hasta del clima en Arabia Saudita, yo en lo único que podía pensar era en que quería que se voltee dos segundos y así poder envainar la espada que en ese momento estaba incómodamente siendo aplastada por un termo frío, pero eso no paso, paso algo peor, pronunció las cuatro palabras que me marcarían de por vida: ¿Me invitas tu tereré?

Pude ver mi vida pasando por mi cabeza mientras trataba de idear la forma de salir de esa, o trataba de aceptar que ya no se podía hacer nada, recién ahí mi novia se percato de lo que estaba pasando y en un gesto de ayuda (o intento de) me acerco la guampa, todavía no entiendo como me las ingenie para servir el terere en esa situación y sin ser descubierto, pero de seguro aquella forma de servir fue algo muy extraño de ver, la base del termo no abandonaba mi zona pélvica, lo tenia que inclinar un poco hacia adelante y colocaba la guampa entre mis piernas. Ya iba la suegra por el quinto mate más o menos cuando suena el timbre y exclama “ahí vienen tus tíos”

Me pase el resto de la tarde sentado casi inmóvil en ese lugar cebando terere a todos los tíos, hasta que el agua en el termo se terminó…

Ahora saben por que ya no es mi novia.







Continuará