viernes, 31 de diciembre de 2010

Cosas que fueron a parar a mi mochila por motivos de fuerza mayor

El otro día estaba ordenando algunas cosas en mi pieza y encontré ésta mochila que deje de usar hace poco tiempo atrás por que se había llenado de cosas y ya no me servia para trasladar absolutamente nada, he aquí un recuento de lo que encontré en su interior y por qué ha permanecido ahí.

Spoiler: No la vas a enroscar
1) Pororó para microondas: 
     En cierta oportunidad estaba chateando con una chica que me gustaba mucho, era mi día libre después de los seis días que pasaba encerrado escuchando puteadas en un call center, así que no quería permanecer encerrado todo el día en casa, después de decir muchas cosas sin sentido le dije que si ella no tenia nada que hacer al igual que yo podría ir a su casa y llevar alguna película, me respondió algo así como “SIIIIII!!!!!!” así que fui a alquilar una película y pase por el súper a comprar pororó para microondas, la idea era pasar un lindo momento y eventualmente “horizontalizarnos” cuando llegué a su casa le mostré la película que alquilé y me dijo que ya la había visto, que la estaban pasando por cable (no tenia idea, me pasaba 24 hs metido en la maldita oficina) entonces me ofrecí a alquilar otra pero me dijo “no te preocupes, enseguida llega Jorge y podemos ir al cine en su auto” “Quien es Jorge?” –pregunté- “un amigo que invité cuando me dijiste que venias”. A veces las mujeres no entienden o entienden demasiado bien y te dejan en jaque antes de que puedas mover una sola pieza. Media hora más tarde estábamos en la sala de cine, francamente no sé por que cuando llegó Jorge no inventé una excusa para regresarme a casa, los únicas palabras que pronuncié a partir de ese momento fueron: “hola” cuando me presentó a Jorge “tomá” cuando me pidieron que vaya a comprar una gaseosa y se la pase y “chau” cuando me dejaron en casa. Me hubiese gustado decir algo más cuando descubrí que en medio de la película se comenzaron a besar y de vez en cuando me escuchaba alguna que otra chupada de lengua o tenia que correrme un poco al costado (de lo más agradable que te puede pasar), pero no dije nada. Y es así como terminaron los tres paquetes de Pororó en mi mochila. 

     Cuando una persona de sexo opuesto te invite a alguna actividad a vos y SOLO a vos, decile de antemano que no tenés ningún interés y le vas a ahorrar una tarde o un día de mierda y una frustración, y si ya tenés a alguien con quien SI querés estar a solas no aceptes la invitación de esa tercera persona. MUCHAS GRACIAS

En venta, contactarme al mail
2) Perfume Lacoste “Touch of pink”:  
    Cuando iba a la facultad comencé a hablar muy seguido con una compañera, un día nos dimos un beso luego de una larga charla y nunca más habíamos tocado el tema ni habíamos tenido la oportunidad de estar sólos, se acercaba la fecha de su cumpleaños y decidí que seria un buen momento para hacerle algún regalo especial y pedirle que saliera conmigo, así que recordé que en nuestra primera conversación ella había mencionado las cosas que la ponían de buen humor, entre esas cosas el perfume de Lacoste, entonces fui y le compre el frasco mas grande, la verdad no recuerdo cuánto me había costado pero recuerdo que lo había comprado con mi tarjeta de crédito (por cierto actualmente estoy banneado de ese banco) y no era nada barato. Le agregue una nota que decía “Por que me gusta verte feliz” más tarde fui a su cumpleaños, cuando me vio hizo una mueca de horror y salió afuera (yo aún no había entrado) me tomó fuerte del brazo y caminamos como media cuadra, me dijo “yo le conté lo que paso a mi esposo y si sabe que sos vos te va a matar” comencé a reír esperando que terminara la broma pero su cara mantenía esa expresión de Bruce Lee. Nunca me dijiste que estabas casada –Le dije- Bueno, pero eso no importa ahora, andate y hablamos el lunes –respondió. Ese lunes espere que se acerque a hablar pero eso nunca pasó, de hecho nunca más hablamos.

     Creo que se te olvido mencionar un PEQUEÑO detalle, supongo cuando estas casado no te olvidas de mencionarlo por lo menos UNA vez en conversaciones de más de 5 horas y mucho menos cuando besas a la persona con la que hablás.

El remake de la biblia l..l
3) El libro del Mormón: 

     Si pensas que ésta historia también tiene que ver con una mujer vas por buen camino. En cierta ocasión conocí a una mujer siete años mayor que yo, a pesar de ser mayor se veía increíblemente atractiva, era una de esas mujeres que no la miras como a una presa sobre la cual abalanzarte sino como la futura madre de tus hijos (o sea abalanzarte eventualmente). De primera nos caímos muy bien y no tardó demasiado en darme su número de teléfono, la invite a cenar y me dijo que no podría pero que si podía merendar, así que fuimos a merendar y no escatimé en gastos (siempre hago la misma boludez). Las cosas estaban saliendo muy bien, se tocaba el pelo, se sonrojaba, me miraba de costado, me dejaba tomarle las manos, todas las señales estaban dadas, así que me animé y cuando trate de besarla me atajó y me dijo “no puedo hacer eso, no por que no quiera, sino por que vos sos…”

     ¿FEO? ¿RIDICULO? ¿GORDO? ¿TU HERMANO? –pensaba yo mientras esperaba que continúe pero no lo hizo, miró su reloj y me dijo “venís conmigo a un lugar? Ahí vas a entender mejor” la verdad dudé mucho si ir o no, pero me ganó la curiosidad así que fuí. Llegamos a una construcción grande que se parecía más a una embajada que a un templo, cuando estábamos en la puerta me dijo “vos sos católico, es por eso que no puedo estar contigo, me acompañas hasta adentro?” todos mis instintos me gritaban “Salí de acá pelotudo!” creo que mi riñón también me gritaba ante el temor de que me dopasen y me lo extirparan para traficarlo, pero esa vocecita que todos los hombres escuchamos y viene de nuestra segunda cabeza fue más fuerte, y decía algo así como “estaría bueno enroscarla en un templo”.
:D

     Entramos, había un salón con mucha gente, ella me tomó de la mano y me llevo hastá el asiento de enfrente, me pidió que me sentara y luego se alejo de mi, pronto descubrí que toda la fila delantera estaba llena de gente que, como yo, no sabían que carajos estaban haciendo ahí, rato después todo el mundo cantaba una música cuya letra era proyectada en la pared, después llegó algo así como un sacerdote pero más menonita y dijo muchas cosas que no logré entender muy bien, habló mucho de José Smith y su versión remasterizada de la Biblia (yo pensaba que José Smith era el que se había levantado a Pocahontas) cuando terminó dijo “levanten la mano aquellos hijos recién llegados que quieren conocer al señor” me preguntaba si por Señor se refería a José Smith o a algún otro, pero yo no estaba ahí para conocer a ningún señor sino para saber por que esta chica no podía darme un beso, cuando estaba pensando en eso siento que alguien me levanta la mano, era ella, con una sonrisa enorme, el impecablemente peinado vestido y rasurado (pero con olor a queso) pastor se acercó a mi y me hizo varias preguntas, cuando me pongo nervioso tiendo a decir que si a todo, me dio un libro y me hizo repetir con el una oración, luego todos me aplaudieron, al salir me pidieron mi nombre, numero, dirección, grupo sanguíneo, tres fotos de mi abuela, dos facturas de la ESSAP y una breve reseña de la película “My girl” obviamente les di todos los datos falsos, salvo por la reseña, esa película me hizo llorar mucho.
Jose Smith y los primeros Mormones

     Bueno acepto que esta vez la culpa fue mía, pero igual, si un tipo se acerca evidentemente con intenciones de algo más que leerte el versículo Pocahontas 3 2, 1-7: “…Y su rostro contemplo la gloria de sus senos vírgenes y dijo: HAGASE LA JAPA RUSA” no trates de pasarlo a tu religión, secta o grupito freak, probablemente él ya esta bien en donde está así que limítate a decir “no puedo dejar que me enrosques” y andate a la mierda. O mejor aún deja que te enrosque y después pedile disculpas a Pepe Smith.

4) Preservativos: 
Creo que ya no hace falta explicar nada.
Ya no hay caso













Manda un e-mail a jmaldonadovega@gmail.com con algun momento potamadre de tu vida y si me haces sentir mejor conmigo mismo por no ser tan loser como vos te llevas la mochila de regalo con las cosas que mencione antes, tampoco se acostumbren a estas cosas, es solo por fin de año.

2 comentarios:

  1. JAAAAAAJAJAJAJA me MATO el final XD

    Ya vas a empezar a recibir mails ondaaa "Hola me llamo Ramira, terminacion de cedula 669 grr quiero ganarme el KI, gracia!" XDDDDDDD

    Che a mi me paso casi lo mismo con lo de los mormones!!!!!!!!
    Cuando empezaste a decir lo del templo con pinta de embajada y la primera fila con las demas ovejas con cara de pre sacrificacion me acorde que estuve en la misma fucking situacion!! Dx

    Estabamos todos invitados al concierto de una amiga, pero todo era un plan maligno para hacernos parte de su malevolo grupo sacrificadora de gente antibiblias D:

    EN FIN! muy buen post! cargadiita la mochila.. hay que ver como de cosas D: salen post que hacen bien xd

    Este mas que blog es un manual de supervivencia masculina jaja o algo asi ya que soltas tips al final de cada experiencia religiosa XD

    Me pase de caracteres D:
    Me merezco un re fill de papitas lays y un vale de spa canino para mi perro :d

    Condones! digo, saludos!

    ResponderEliminar
  2. bueno, yo tengo hebillas, aros, core... desodorante... ya sabrás porque.... pero tuve que aprender a llevarlo a las malas...
    un pantalon, una remera... y ropa interior por si se le ocurriere darte un chapuzon en algún charco de los tantos que hay...
    gomitas para el cabello... no se porque siempre tienen la manía de perderlas, y encima se quejan media hora por eso, así que para ahorrarme ese plague interminable, le digo tomá y punto...

    ResponderEliminar